Cátedra Paz, Seguridad y Defensa

Español English

Observatorio PSyD

El observatorio opina

30 de Mayo de 2018

EL ASESINATO DE PERIODISTAS DENTRO DEL ESPACIO UE

Fernando Martín Cubel
Máster en Relaciones Internacionales
Miembro de SEIPAZ

Quiero comenzar con el siguiente texto de la Declaración del Congreso Internacional de Periodismo celebrado en Doha, 2016 [1]: “All journalists, media professionals and associated personnel have the right to life. All journalists, media professionals and associated personnel have the right to protection from all human rights violations and abuses, including through killing, torture, enforced disappearance, arbitrary arrest and detention, expulsion, intimidation, harassment, threats and acts of other forms of violence, de facto or de jure adverse discrimination against themselves and their family members, or any other arbitrary action that results from the exercise of the rights referred to in this Declaration, including unlawful or arbitrary surveillance or interception of communications in violation of their rights to privacy and freedom of expression”

El informe de Reporteros Sin Fronteras 2017 [2], señala que en UE: “Reino Unido, Alemania y Francia han encabezado en 2017 una ofensiva legislativa con gravísimas consecuencias para el periodismo. Estos países han estudiado medidas que van desde los intentos británicos de criminalizar la mera consulta de contenidos extremistas, o convertir legalmente a los informantes en “espías” -con las consecuencias penales que ello conlleva-, a obligar al bloqueo inmediato de contenidos en plataformas como Facebook, Twitter, Instagram o Youtube, como contempla la 'Ley de Facebook' alemana. En Francia se debatía mantener de forma permanente algunas medidas del estado de emergencia decretado para luchar contra el terrorismo que perpetuarían el seguimiento y vigilancia a la prensa, limitando sus actividades y en especial afectando al secreto de sus fuentes. Precisamente sobre espionaje merece mención especial la victoria histórica en los tribunales que obtuvo la sección alemana de Reporteros Sin Fronteras. La justicia alemana obligó a la agencia de inteligencia BND a aclarar sus técnicas de vigilancia y seguimiento a periodistas y a poner límite al almacenamiento de sus registros.” Si bien esta es una clara demostración de las siempre tensas relaciones que los estados tienen con los medios de comunicación y que en algunos casos terminan en las decisiones que adoptan finalmente los diferentes “espacios judiciales”, pero que reflejan la presión que los mismos realizan sobre la actividad de los periodistas y mass media, este pequeño documento pretende no olvidar que en menos de un año se han producido dentro del espacio UE el asesinato de dos periodistas mientras realizando su actividad que no era otra que ejercer la capacidad de dar información a sus respectivas sociedades. La muerte a comienzos de 2017 de Daphne Caruana Galizia, con un coche bomba, periodista maltesa que estaba investigando la corrupción y los conflictos de intereses en Malta y que ponía en aprietos a los diferentes poderes de este estado miembro de la UE, sobre todo a su gobierno, al jefe de la policía maltesa así como al propio fiscal general maltés. UE envió a un grupo de Europol para colaborar en el caso. En el otro ejemplo, del asesinato del periodista eslovaco Kuciak y de su novia Martina Kusnirova, supuso otro duro golpe a las libertades de la información dentro de la UE: Kuciak estaba realizando una seria investigación sobre supuestos vínculos de la mafia italiana con las más altas esferas del poder en Eslovaquia. Consecuencias prácticas fueron la dimisión del primer ministro eslovaco, la mayor presencia de la sociedad eslovaca en la calle al igual que en Malta para reclamar justicia y demostrar el hartazgo con sus políticos. La reacción de la UE supuso la acción de la Presidencia de la UE para que Eslovaquia investigará el asesinato del periodista eslovaco, mientras una comisión de 6 eurodiputados visitaron este país y la propia Eurocámara solicitaba una investigación independiente, internacional y exhaustiva sobre el doble asesinato para llevar a los autores ante la justicia. A mediados de marzo de 2018 era publicada una Carta abierta [3] al Presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, donde se indicaba “Urgimos a la Comisión Europea a pedir a los gobiernos de sus estados miembros que pongan en marcha sin más demora sus esfuerzos en promover un ambiente seguro para los periodistas, siguiendo las numerosas resoluciones adoptadas por Naciones Unidas sobre seguridad de los periodistas y la recomendación del Consejo de Europa sobre la Protección de los Periodistas y la Seguridad de los Periodistas, así como de la prensa. Urgimos a la Comisión Europea a dar un paso adelante en sus esfuerzos para proteger a los periodistas en Europa.”

Los pasos dados por la UE en su conjunto no han avanzado más allá que en las simples declaraciones de intenciones, bien es verdad que sigue siendo un asunto en el que las instituciones europeas suelen mantenerse al margen. Pero bien es verdad que resulta muy preocupante que en uno de los espacios de mayor protección de los derechos humanos, como es el caso de la UE, podamos obviar el papel esencial que nuestros medios de comunicación ejercen para que el cuarto poder tenga sentido. La presión mediante el asesinato de aquellos que ejercen esta profesión debe preocupar y mucho a las instituciones europeas, y no olvidar el papel que las mismas tienen en el cumplimiento de sus compromisos con los ciudadanos europeos.

30 de mayo de 2018





[1] Declaración de Doha 2016. http://www.freemedia.at/international-declaration-on-the-protection-of-journalists/
[2] Informe anual de Reporteros sin Fronteras 2017.https://www.informeanualrsf.es/tags/
[3] Carta abierta al Presidente de la Comisión Europea. https://www.rsf-es.org/tags/Europa%20y%20Antigua%20URSS/
 
   

   

Descargar documento en PDF:

‹ volver

Cátedra Paz, Seguridad y Defensa - Universidad de Zaragoza Gobierno de España - Ministerio de Defensa